Por que un blog?

¿Cuántas veces has querido matar a tu suegra? ¿una? ¿dos? ¿tres?... muchas seguramente. Por eso en este blog nos dedicamos a matar a nuestras suegras.
Mi nombre es Carlos y quiero a mi suegra... lo mas lejos posible! Por eso dedicí dedicarle este espacio... que lo disfrutes.

Por que participar?

Este es un espacio de descarga y comentarios de lo que pensas y tenes guardado sobre la molesta suegra que te toco, aporta tus soluciones para que nos liberemos de este clavo en nuestras vidas. Y si todavia no estas casado mira lo que te puede pasar de por vida en este blog.

Chistes de suegras. Te sabes alguno?

Te sabes algún chiste de suegras? Contalo en la comunidad de Facebook!

Un hombre llega a su casa y su mujer le dice desesperada:
-¡Mi amor, a mi mamita le picó un alacrán!
-Cómo que un alacrán? ¡Si yo puse 4 en la cajita!

Tiernamente la mujer le dice a su esposo:
-Oye mi amor, cuándo me llevas a ver a las Momias de Guanajuato?
-El día que quieras, pero avísales a tu mamá y a tus tías que vamos. No les vayamos a caer de sorpresa!!

Un señor llega a la casa y le dice a su esposa:
-Mi amor, apresúrate, toma el perro y llévalo al veterinario para que le quiten la cola, hoy mismo.
-Pero, por qué?? el perro no tiene problemas con su cola.
-Pero yo si!!! tu madre viene mañana, y no quiero ninguna manifestación de alegría en esta casa.

1 comentarios:

  1. Anónimo dijo...
     

    que bueno!!
    Escucha este (espero que quieras ponerlo):


    En cierta ciudad hay dos familias que quieren casar a las hijas; pero no hay chicos adecuados en el pueblo, así que deciden unirse para buscarlos por los pueblos de los alrededores.

    Finalmente encuentran dos excelentes partidos, y les invitan a que vayan a conocer el pueblo. Pero resulta que uno de ellos se arrepiente por el camino, y solo uno de ellos llega al pueblo. Y es una joyita, así que las dos familias lo quieren.

    Total, que las dos familias empiezan a discutir de quién es el novio, y como la cosa no se aclara, deciden hablar con el juez más viejo de los alrededores. El juez decide lo siguiente:

    - Lo que haremos es muy simple. Partiremos al chico por la mitad, y le daremos un trozo a cada familia para que no hayan discusiones.

    Entonces la madre de una de las novias dice:
    - No, por favor, pobre muchacho, como le van a hacer eso.

    Pero la segunda madre dice:
    - ¡Eso, eso, que lo partan, que lo descuarticen!

    Entonces el juez mira a la segunda madre y decide:
    - El chico se casa con su hija; usted es la verdadera suegra.


    Saludos!
    Eze!

Publicar un comentario en la entrada